jueves, 28 de mayo de 2015

El gran drama de la Enfermería los próximos años...

Con referencia al debate que mantuvimos con los políticos el pasado 5 de mayo, Tania, una enfermera de Salud Mental se pueso en contacto con nosotros para que planteásemos una pregunta importante a nuestros políticos...

Buenos dias!
Mi nombre es Tania y trabajo en la unidad de psiquiatria del HUCA.
Por motivos de trabajo no voy a poder ir a la mesa redonda de mañana para poder hablar en persona contigo.
La consulta que te quiero hacer, la hago en mi nombre y en el de un grupo de compañeras que estamos en la misma situacion.
Llevamos unos cuantos años trabajando en Psiquiatria sin ser especialistas.Cuando se convocó la vía extraordinaria para la especialidad no pudimos presentarnos a ella(o no cumpliamos criterios o las que lo cumpliamos no nos enteramos del cambio de requisitos y no nos presentamos).
Al cambiar el pacto en la mesa de contrataciones los especialistas, aún con menos puntuacion, están siendo contratados por delante de "los perfiles", independientemente de la puntuación.Y no solo eso, si no que, en el momento en el que cesemos, se nos cierra la puerta a volver a tabajar en esto (cosa no muy lejana teniendo en cuenta la próxima resolución de la OPE).
En resumen,que llevamos entorno a 8-10 años mínimo trabajando en psiquiatria sin la posibilidad de acceder a la especialidad por otra via que no sea haciendo el EIR.
La pregunta que nos hacemos es que si no hay ninguna posibilidad de luchar por conseguir que nos den la oportunidad de acceder a la especialidad sin tener que presentarse al EIR(ya que muchas no podemos ni economica ni familiarmente hacer la via EIR ,en el supuesto caso de que pudieramos preparalo y aprobaramos el examen),dado que nosotras mismas estamos colaborando en la formación práctica de los futuros especialistas.
Y vemos que se nos está cerrando la puerta,ya que sabemos que va ser obligatorio que las plazas en salud mental sean convocadas con el requisito de ser especialistas(un último ejemplo es Galicia que segun noticia del diario enfermero:Galicia anuncia que implantará todas las especialidades enfermeras).
Nos imaginamos que en esta situacion tiene que haber muchas enfermeras no solo en Asturias si no que en toda España.
Muchas gracias!

Por otro lado, os recomiendo seguir esta charla de Joaquín Cayón de las Cuevas, Jefe de la Asesoría Jurídica de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, en los jueves enfermeros de Valdecilla

Una charla que merece la pena escuchar por ser muy clarividente con el futuro al que nos enfrentamos, y que tiene mucha relación con la pregunta que Tania nos proponía.

Tal y como se están desarrollando las especialidades enfermeras y como se deberá ir adaptando el marco jurídico de las profesiones sanitarias (Ver por ejemplo el tema de la prescripción enfermera), hay una gran parte de la población enfermera (Tampoco disponemos datos concretos sobre la misma) que se quedará de aquí a unos años en tierra de nadie. Habrán trabajado una gran cantidad de años en un entorno especializado, habrán colaborado en la preparación de los nuevos especialistas, pero no tendrán acceso a esos puestos de especialista ni a los "privilegios" que los mismos tengan, probablemente tampoco a plazas en propiedad, incentivos,...

Hay quien me dirá y con razón, que la gente es muy cómoda, que cómo es posible que se les haya pasado la convocatoria de vía extraordinaria, que también pueden preparar el EIR,...No en todos los casos ha pasado así, desde que se cerró la vía extraordinaria hasta que empezaron a trabajar los especialistas vía EIR, hay un margen de profesionales que trabaja sin especialidad en las listas de empleo, pero no unos meses, lleva años trabajando en ámbitos muy especializados...En algunas circunstancias personales tampoco es sencillo empezar una vía EIR. En cualquier caso no se trata de justificar a los unos contra los otros, también le podemos dar la vuelta a la tortilla...

¿Qué pasaría si la enfermería que actualmente desarrolla su trabajo en puestos de especialista sin tener la especialidad reconocida, dejara de hacerlo?

Probablemente el sistema colapsaría ¿verdad?

De todos modos ¿Qué solución nos queda?, ¿podemos mantener un sistema con especialistas EIR y no EIR de forma indefinida en el que no se tenga en cuenta el acceso y formación a los puestos de especialista?, ¿Tiramos de EIR mientras tengamos y si faltan ponemos "generalistas"? Es evidente que no, que esta situación no se puede mantener eternamente, el sistema debería velar por quienes se esfuerzan en especializarse en un ámbito concreto, aunque parece que nadie está dispuesto a hacer las cosas con un mediano sentido común. 

Independientemente de esto, las especialidades de enfermería evidentemente no cubren todos los aspectos que el sistema requiere, y bajo mi punto de vista están más que superadas por la realidad asistencial, no hace falta irse a la especialidad medico-quirúrgica para darse cuenta de esto... Como van a ir evolucionando y a qué ritmo, puede presentar problemas de conflicto entre diferentes especialidades si los sistemas de salud no gestionan esto de forma adecuada. Quizás la enfermería de práctica avanzada o las experturías podrían dar respuesta a estos asuntos.

En definitiva, diferentes titulaciones, diferentes niveles, diferentes servicios de salud, demasiadas diferencias ante las que la profesión parece francamente fragmentada y descoordinada, carente de impulso y nervio, y con un "liderazgo" terrorífico... Ante este panorama habrá un enorme grupo de profesionales que quedarán en tierra de nadie, sin posibilidad de promoción, en una especie de limbo, quizás podrían ser las enfermeras zombie, muertos vivientes en un sistema que tras aprovecharse de ellas ya no les ofrece nada...

Y sin embargo, ¿los que se salven de esta quema, tienen asegurado librarse en la siguiente?... 


Urge en nuestra comunidad, y entiendo que en el resto, crear un observatorio de la Enfermería, un lugar en el que sepamos, cuántos especialistas hay, cuantas enfermeras trabajan, en qué ámbitos, cuales son las necesidades de los diferentes servicios y áreas, cuántas enfermeras estudian, cuántas se forman como especialistas, hay déficit, o se colapsa el sistema...

Sin datos concretos, nos vemos abogados a que otros dirijan nuestro futuro, mucho me temo que la gran chapuza nacional que es la "especialización" de las enfermeras, acabará en drama para muchas de ellas, si no para todas.

Hay además algo que me preocupa, que he escuchado a directivos enfermeros y compañeros, y es el término "enfermero generalista", acostumbrarnos a el mismo es nocivo para todos, es como reconocer que las enfermeras sirven para todo pero un poco mejor si tienen especialidad.

Y eso no es así.

viernes, 22 de mayo de 2015

"El Rol de la Enfermería en los servicios socio-sanitarios" La visión del moderador...

Ningún representante quiso faltar a la cita.


El pasado 5 de mayo, tuve la suerte de moderar un pequeño debate con representantes de los principales grupos políticos que se presentan en Asturias alrededor del rol de la Enfermería en los servicios socio-sanitarios. Podéis descargar una crónica completa de lo que allí se habló aquí.

Antes de nada hay que agradecer a todo el mundo que asistió o aportó su granito de arena. Lo cierto es que es difícil juntar representantes políticos y un buen grupo de profesionales alrededor de la misma mesa y debatir alrededor de algo tan concreto como una profesión, y de su papel en el sistema.

Si bien es cierto que la proximidad de las elecciones facilitó el encuentro, no es menos cierto que también lo distorsionó en cierta forma, y es que no se trataba tanto de vender programas y acciones diversas de los diferentes grupos como de saber hasta que punto contaban con la Enfermería para mejorar los servicios sociosanitarios.

Otros compañeros ya expusieron aquí su visión, y parece claro que aunque somo muy bien valorados por todos los grupos, existe una visión corta de lo que podemos llegar a aportar, eso unido a la atención a la parte urgente (El desastre de la OPE, la precariedad laboral y la mala gestión de los servicios de Enfermería,...) centraron los discursos en cuestiones como bien dijo un compañero "antiguas", con poca visión de futuro y sin ver en la Enfermería un estupendo "agente de cambio".

Aunque la sala se fue llenando echamos mucha gente en falta...

Es verdad que en este sentido podemos echarles en cara a los políticos su desconocimiento, pero ¿no tendremos nosotros nuestra parte de culpa en la situación?. En este sentido, tengo que decir positivamente que no había tanto desconocimiento en la mesa como a priori pudiera parecer, en algunos casos como se puede ver en la transcripción, algunos representantes sin ser enfermeras tenían un buen conocimiento de lo que se cocina en la sanidad. Pero quizás por la falta de tiempo, tampoco estuvimos acertados en el turno de preguntas, centradas sobre todo en lo urgente, en lo laboral, no tanto en lo profesional en nuestra capacidad para mejorar el sistema...

En alguna otra entrada, ya hemos visto que es necesario diferenciar entre los problemas de las enfermeras y los de la sanidad en general, si bien hay que reconocer el paralelismo o la íntima relación que hay entre ambos...

Se intuía y creo que esto es importante, un fondo de reclamo que salía de vez en cuando a relucir aunque de forma débil, alrededor de la necesidad de que las enfermeras tengan en el sistema más responsabilidad, o incluso más poder, y que el viejo paradigma sanitario esa visión médico-céntrica vaya cambiando...

Independientemente del resultado de las elecciones del día 24, estoy seguro de que un nuevo espacio político se abre a las enfermeras, hablemos, hablemos con los políticos de nuestros problemas, pero también de nuestras fortalezas y de todo lo que podemos aportar, ellos nos están esperando, necesitan ideas frescas que revolucionen el sistema, lo desperecen y probablemente lo cambien, aunque no será en unos dias.

Todos los grupos aportaron cosas muy positivas, no se trata de que ahora quiera quedar bien con todos, pero es cierto que hubo propuestas concretas que nos afectan, otras más "visionarias" en las que deberíamos participar, hubo buena disposición a encajar críticas y si bien no todo eran enfermeras o sanitarios lo cierto es que allí estuvieron pesos pesados de los diferentes grupos.

Nosotr@s, sabemos como debería ser la atención sanitaria y el sistema dentro de unos años, tenemos visión, atrevámonos  a diseñar lo que viene, no más ir a remolque, tomemos la iniciativa, quienes tienen opciones de gobierno nos han invitado a participar. Dejémonos de disculpas y remoloneos. No existe la cura milagrosa...

No existe la cura milagrosa,
nadie nos va a resolver los problemas.





martes, 12 de mayo de 2015

En el día internacional de la Enfermería.




Ya sabéis que desde estas páginas no somos muy dados a ponernos muy tiernos. Sin embargo con tanto hashtag, tanto mensaje con mensaje, tanto post comprometido con la profesión se nos ha ablandado un poco la coraza y sí este post, al final del día internacional de la enfermería #ind2015, quiere ser una felicitación, o un recuerdo, o una palmada de ánimo,... bueno quién sabe a ciencia cierta que necesitan las enfermeras...

Antes en España se celebraba el patrón de la porfesión, en nuestro caso San Juan de Dios, ahora esta celebración está de capa caida, probablemente por la desafección religiosa, y también porque tristemente lo asociamos a las comilonas de nuestros colegios profesionales... Ahora mola más apuntarse al IND, es más cosmopolita y probablemente más enriquecedor, basta con poner el hastag en inglés y puedes saber cuan orgullosas están las enfermeras de todo el mundo de ser eso ENFERMERAS... y en España no somos menos, y en Asturias no nos quedaremos atrás.

He leído sobre el orgullo, sobre las necesidades, sobre las quejas, sobre nuestra visibilidad, nuestra aportación al sistema, sobre quienes son las mejores enfermeras, sobre nuestra historia, nuestros complejos, nuestra cofia, nuestra identidad,....Leer todo esto, analizar y sacar conclusiones puede llevar mucho tiempo, hoy solo queremos tener un detalle, celebrar, felicitar... a las enfermeras reales, a las de trinchera, a las de a pie de cama, de calle...

Me acuerdo de Patricia, una joven enfermera que trabaja en una residencia  privada de Ancianos cobrando una miseria, cotizando la mitad de horas de las que trabaja,...y aun así ilusionada con su profesión y sus ancianos... Ahora trata de arreglarse para estudiar el EIR,...

Me acuerdo de Begoña, ya no está con nosotros, nos dejó hace años, un ejemplo para enfermeras de su hospital y de otros hospitales, comprometida, innovadora y soñadora. Alma de líder que tiraba por la profesión y la ponía a un altísimo nivel...

Me acuerdo de Teresa, a punto de jubilarse, cansada de tantos años de profesión, de promesas incumplidas, de ver esa "tierra prometida" que ya no llega y que aunque ella no disfrutará aun se compromete para que las más jóvenes puedan tener un futuro mejor...

Kike se esfuerza en dignificar la profesión desde la enseñanza, luchando por la Enfermería desde los más jóvenes, los que empiezan.

Mónica está enganchada al 2.0, pero no se olvida de que para cambiar las cosas hay que comprometerse en el 1.0

Me acuerdo de Tania, enfermera de salud mental, hace unos días nos escribía para que trasladásemos su situación a los políticos... lleva años trabajando en salud mental a sabiendas de que su puesto será ocupado por una especialista y ella no tiene posibilidad de hacer el EIR...

Me acuerdo de Antonio, un compañero brillante, se marcha de Asturias, busca algo que el sistema aquí no le aporta, y se va con otros que se van porque no tienen otro remedio, él está en búsqueda, intuye que esta profesión puede dar mucho más de sí, pero aquí no...

Y que decir de Lurdes, ya de vuelta de todo, desilusionada y quemada, con la vocación y la profesionalidad reventadas gracias a unos jefes muy poco comprometidos con la profesión... Aun puedes encontrarla mimando a los pacientes en el lugar donde trabaja...

Tantas enfermeras, aquí faltan muchas lo sé,... en Asturias más de 6000, a cada una de vosotras y vuestra historia, hoy solo queremos mandaros un abrazo de cariño y de ánimo, y deciros que trabajamos por dignificar la profesión y hacerla más vuestra, más nuestra y que os necesitamos, necesitamos a cada enfermera para construir algo nuevo.

En definitiva, que pertenecéis a una gran profesión, milenaria, con una enorme historia, que cada día dignificáis su nombre y que es un orgullo para nosotros compartirla y poder acompañaros en la lucha por recuperar su dignidad.

Feliz día internacional de la Enfermería.

y feliz resto del año...


jueves, 7 de mayo de 2015

Una oportunidad...

 Una oportunidad perdida ganada

Voy a empezar por el final: la mesa redonda, celebrada ayer con representantes de los principales partidos políticos de la región, fue un rotundo éxito... aunque la asistencia masiva de las enfermeras quedara en un deseo muy alejado de la realidad para los que allí estuvimos escuchando  la visión y propuestas de los ponentes sobre la Enfermería asturiana, la presente y la futura.

No sólo eso, que no era poco, sino que además se agradeció la animosa participación de los asistentes que preguntaron, propusieron y hasta "cantaron las cuarenta" a algunos de los allí presentes.

Honestamente yo era de los que esperaba una presencia más numerosa de público, que no comprendo muy bien por qué, no entendió la importancia de esta reunión, o al menos no como yo la concibo.

Hubo quien se quedó con sus hijos, o en otros menesteres, que aunque muy importantes no dejan de ser cotidianos. La mesa redonda, ordinaria no es que lo fuera:

Es la primera vez, que yo recuerde, que se celebra algo así relacionado con la Enfermería y, a juzgar por la cantidad de apuntes que los políticos tomaron de lo que manifestaron los asistentes, es la primera vez que éstos palpan la realidad de las enfermeras, en vivo y en directo. El sentir general del coloquio es el enorme desconocimiento sobre nuestra profesión. Eso y que prevalece una visión sesgada y tópica de la misma, pero claro, la historia la construyen los ganadores... De eso trataba ayer la mesa: ¿Hay vida inteligente en la tierra? Oigan, estamos aquí!!

Hubo quien no acudió porque considera que los políticos no merecen su tiempo...
Pues bien, les aseguro que cualquiera de los políticos (en sentido no literal, porque tienen otras profesiones) que ayer acudió, tenía muchas otras cosas en qué emplear su tiempo. Incluso muchos seguramente que tenían los mismos motivos para no asistir que aquellos que no vinieron... Y no pudieron ser más claros: las enfermeras estamos lejos de dónde se toman las decisiones, las que afectan a nuestros pacientes y nuestra labor. Ellos vinieron a escucharnos porque saben muy poco de nosotros y lo que conocen es por boca de otros profesionales. Ellos dedicaron un tiempo (más de 3 horas) y un esfuerzo de forma altruista, sin tener obligación ninguna.

Hubo quién no quiso venir porque para eso están los liberados sindicales y otros agentes... que vayan ellos.
Al margen que eso no es cierto, porque no están para representar a un colectivo entero como es el enfermero sino a sus afiliados, suponer que estos van a exponer tus problemas y querer solucionarlos en la dirección que tú deseas, es de una candorosa ingenuidad.

También hubo quien no se enteró... no será por falta de eco en las redes sociales, ni por anuncios. Para estos sólo puedo decir que no hay más sordo que el que no quiere oir, ni más ciego que el que no quiere ver. Ah, y también más conformista que el que no quiere cambiar las cosas. Pero eso es harina de otro costal.

Lo malo de suponer que la culpa de los problemas siempre la tienen los demás, es que la solución nunca dependerá de uno mismo.

De eso trataba ayer el coloquio, de tomar conciencia de nuestros problemas y de plantear alternativas. Y cuando digo nuestros me refiero a los particulares de cada uno, los colectivos, los de nuestros pacientes y los estructurales del sistema sanitario (público y privado), todos ellos interrelacionados...

Termino con una cita que resume esta entrada:

"La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento". Bernardo de Claraval

domingo, 3 de mayo de 2015

Nobleza obliga.


Estimado Sr. Presidente: (Permítame el eufemismo y familiaridad como recurso literario, en realidad esta carta podría dirigirse a tantos presidentes...)


Me dirá usted que para qué me meto yo en batallas lejos de mi tierra, y quizás tenga razón, pero esa batalla que se libra en su feudo, tiene mucho que ver con la que se lidia en el de su amigo Don Emilio, en la que sí me encuentro bastante implicado, y porque además lo que sucede en su comunidad es lo que se viene repitiendo en todo el territorio nacional (Sí, no es nuevo ni original, no es original del Sr. Marín, ni de su comunidad, hace poco pasó en León, y antes pasó en Asturias, y sí, algo parecido ya pasó en Zaragoza más de una vez, incluso hay historias más rocambolescas en otras comunidades autónomas.)

Créame cuando le digo que el asunto colegial en España es el mayor problema al que se enfrenta la profesión de Enfermería, aunque supongo que usted, como el presidente colegial de mi autonomía y otros tantos, estará encantado con el desencanto de tantos profesionales, con su dejadez y pasotismo, que les permiten hacer a placer con el presupuesto que le proporcionan las cuotas obligadas y por supuesto no verá como yo el problema, es más ¿Qué problema?

No sé cuántas profesionales votan (Ay! perdón, que hace años que no hay elecciones en su comunidad, no solo es en la mía), o acuden a las épicas asambleas generales a exigir sus derechos o exigir transparencia o simplemente a votar los presupuestos y cuentas de la ilustre entidad; en realidad da igual, me imagino que como en mi comunidad aunque los presupuestos fuesen rechazados usted podría hacer en el colegio casi lo que le da la gana sin prácticamente dar cuentas a nadie.

No le conozco personalmente y no puedo por tanto valorar su honorabilidad (La doy por tanto por intachable), pero sí me tiene que reconocer que este asunto, el de la democracia en las instituciones colegiales enfermeras huele raro... y estoy seguro de que precisamente aunque solo sea por salvaguardar la honorabilidad de tantos presidentes de colegios deberíamos al menos debatir sobre el modelo electoral que marcan prácticamente todos los estatutos colegiales de España.

En la última resolución del colegio de Zaragoza hacen referencia a que si se diese  por buena la candidatura "disidente" se haría agravio comparativo con otros profesionales que no pudieron presentar candidaturas, sin embargo no se ofrece un periodo de subsanación o enmienda en el que tanto unos como otros pudieran rectificar, cambiar,...y además siempre esos plazos tan apretados...avisos apurados...

No sé que es lo que pasa, pero al final siempre tiene que repetir mandato la candidatura oficial, las enfermeras no quieren comprometerse... fíjese usted en Don Emilio, en Asturias, más de 80 años y currando solo por amor a la profesión.

Y claro surgen dudas y gente como yo que considera que la situación es indecente, porque las enfermeras no participan, y cuando quieren participar no hay elecciones o no se les hace caso, y basta con leer los estatutos de cualquier colegio para darse cuenta del montaje,...

Se supone, que gente como ustedes, nuestros líderes, deberían tener conductas intachables, deberían cuidar de la profesión, fomentar que las enfermeras participaran, cuidar de su gente. Sin embargo permítame el atrevimiento no cuidan la profesión, y si pueden evitar que la gente participe lo hacen, ejemplos como el de Asturias rechazando más de 1000 firmas solicitando una asamblea extraordinaria, o las elecciones de Zaragoza no son puntuales, son lo habitual.

Si de verdad quisieran fomentar la participación de la enfermería en los colegios, cambiaría los estatutos para que fuese posible acceder, participar y ejercitar el derecho como colegiados de los profesionales. Con el escasísimo respaldo social que usted tiene, se esconde detrás de unos estatutos antidemocráticos para no dejar la poltrona, manteniendo una situación indecente.

Si tiene usted un mínimo de la honorabilidad, nobleza o decencia que debería conllevar su cargo tiene usted potestad para cambiar las cosas...

...nobleza obliga.