martes, 2 de septiembre de 2014

Algo por lo que pelear

Recientemente ha sido publicada la noticia de que el profesorado asturiano con contrato temporal, que acumule más de 164 dias, seguidos o no, con contrato durante el curso lectivo, verá prorrogado su contrato hasta el final del curso y cobrará el salario durante los meses de verano aunque no esté trabajando.
El asunto no es ninguna minucia, incluye cotización en Seguridad Social, prórroga de derechos al cobro de prestaciones por desempleo, ídem en méritos por experiencia laboral en las bolsas de trabajo, etc.
Desde hace más de 20 años, los interinos reciben sus pagas en julio y agosto, tras un acuerdo entre el Ministerio de Educación  y los sindicatos CC.OO. y ANPE.
Así por ejemplo, si un interino realiza una sustitución desde septiembre hasta febrero, por ejemplo, en verano cobra los meses de julio y agosto cuando su contrato ha finalizado en febrero. De hecho no sólo los cobra sino que los puntúa y tiene más días de prestación por desempleo.
Literalmente, el acuerdo apuntaba que «los funcionarios interinos que, realizando sustituciones, acumulen 168 días con nombramiento, computados desde la fecha de su primer nombramiento hasta la fecha de finalización de las actividades lectivas del mes de junio, tendrán derecho a ver prorrogado el nombramiento hasta el día anterior al de comienzo del nuevo curso».

En Asturias los profesores afectados por la prórroga de contrato del personal docente interino se mantendrán en activo desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto, en el caso del cuerpo de Maestros, y hasta el 11 de septiembre de 2013 en los demás casos.
La Administración procede de oficio a la emisión, traslado a la sección de Nóminas y archivo en los respectivos expedientes personales .

No hace falta tener mucha empatía para imaginarse las caras que se les habrán quedado a nuestros compañeros enfermeros que realizan sus labores con contratos temporales. Ni que decir tiene que algunos pensarán que se han equivocado de carrera, por no decir de planeta.

La cuestión es preguntarse el por qué esta mejora de condiciones de trabajo no se ha trasladado a nuestra profesión.
Vale que no es este el foro de ningún sindicato, ni que la misión fundamental de un Colegio profesional sea la mejora de las condiciones laborales. Entre otras cosas porque la Administración y las empresas en la negociación de esas condiciones no dialoga con los Colegios sino con los sindicatos que son interlocutores (en mejor o peor medida) de la parte social (vamos, los empleados). 
Ahora bien, de ser cierto este agravio comparativo consideramos que habría que pensarse seriamente tomar cartas en el asunto. No es de recibo este silencio y cautela por parte de todos ¡Y durante más de 20 años!

No vale aquí alegar mentando la dureza del trabajo y la enorme carga psicológica que soporta el profesorado. ¡A nosotros nos lo van a decir! ¿Nos ponemos a hablar de riesgos profesionales, turnicidad, conciliación de vida familiar y laboral, precariedad y falta de respeto?

Huelga decir también que alegar que durante el mes de Julio el profesorado está a disposición del centro o que en verano como cierran los colegios e institutos el personal eventual no puede trabajar,  suenan a milongas de difícil digestión. No me parece que la enfermería comulgue con semejantes ruedas de molino...

Nuevamente cabe preguntarse ¿Dónde ha estado el Colegio de Enfermería todos estos años?, la respuesta es muy simple: DONDE ESTÁ AHORA...

Sin embargo lo relevante no es esto, por obvio, sino: ¿Vas a mover tu culo para cambiar esta situación o vas a permitir que todo siga igual?