martes, 19 de enero de 2016

Resumen "radical" de la asamblea general ordinaria del CODEPA.


No quisieramos que se viera este texto como un acta previa o alternativa, más bien un conjunto de reflexiones y sentimientos que probablemente quienes estuvisteis en la asamblea o la seguisteis de cerca también tendréis... (Quiero apuntar que durante la asamblea la secretaria no parecía tomar notas de nada, supongo que reforzada por la presencia de cámaras...veremos el acta el año que viene)

La asamblea general ordinaria del Colegio de Enfermería de Asturias, aunque mal llamada por la junta de gobierno (Y ojo que las palabras no son inocentes), asamblea de presupuestos es la única reunión que se celebra en el año (Porque esta Junta lo quiere así) entre el órgano gestor del colegio (Junta de gobierno) y el órgano soberano, dueño real del colegio: la asamblea de colegiados.

Atrás quedaron nuestras solicitudes de asamblea extraordinaria presentando más de 1200 firmas, asamblea en la que se pediría una moción de censura al presidente del colegio, asamblea que fue rechazada por presidente y su junta de gobierno sin ningún tipo de explicación ni posibilidad de recurso.

Numerosas irregularidades rodearon la convocatoria y realización de esta asamblea general ordinaria (Circulares confusas, ocultación de resoluciones, amenaza de expedientes, acreditación,web muerta...), argucias varias que esperábamos, irregularidades que probablemente hubieran motivado una suspensión cautelar ante una denuncia en el juzgado, pero que no llevamos a cabo para evitar más incidencias que solo evitarían o retrasarían la comparecencia de la junta ante la asamblea (Seguro que hubieran estado encantados de una suspensión cautelar).


Como en la asamblea 2014, presencia de enfermeras de todas partes de Asturias, de todas las edades, de todos los ámbitos, es verdad, que podrían haber sido más, pero el número no importa, pocas enfermeras se necesitan para rechazar propuestas de esta junta, puesto que nos sobran dedos en la mano para contar las enfermeras que apoyan a esta gente en toda la comunidad autónoma.

Aunque la tesorera planteó torpemente que los asistentes no éramos representativos (Ay! recuerdo hace unos años cuando el presidente que ahora permanece callado en las asambleas, respondía a nuestras preguntas con gráciles chascarrillos que no éramos representativos de nada y que las enfermeras que no estaban allí le apoyaban a él..., para despacharnos con un "mezquinos miserables"...), lo cierto es que sí somos representativos, y que la retamos a encontrar en Asturias tantas enfermeras activas que respalden su gestión, como las que secundan nuestras quejas. Mire, no hace falta que vayan a una asamblea, la retamos a que recoja tantas firmas como nosotros.

En cualquier caso, perdón que me ando por las ramas, la asamblea se desarrolló como preveíamos, con una Junta vencida, pero enrocada, que se niega  a dar explicaciones, que niega la participación a los colegiados y que se parapeta tras una pseudoauditoría (Dedicaremos una entrada completa a desenmascarar este embuste), para justificar que todo está correcto; ¡Ah! este año tenemos la novedad de que los bellacos mezquinos son de izquierda radical, o usan sus estrategias para desgastar al presidente y hacerse con el colegio. (Sr. Román, al contrario que usted no tenemos problemas ni afinidades con ningún tipo de corriente o partido político, las profesionales asociadas a AEA tienen diferentes orígenes, motivaciones, ámbitos de trabajo, y por supuesto libertad de pensamiento, de militancia sindical o política, que les hará militar o no, en partidos políticos, sindicatos o cualquier asociación, faltaría más, pero las colegiadas que asistieron a la asamblea general lo único que manifestaron es que no están de acuerdo con su manera de hacer las cosas, por segundo año consecutivo)



Estos cuatro directivos de alto rango, con el inestimable apoyo del auditor, no dieron respuesta a prácticamente ninguna de las preguntas planteadas por los colegiados. Es más a la hora de aprobar o censurar las cuentas ya no de 2015 sino de 2014... a los colegiados no solo no se les permitió preguntar o hablar, sino que tampoco pudieron votar  para aprobar como dicen los estatutos las cuentas... Así son ellos, pueden hacer lo que les da la gana sin dar cuenta a nadie, porque como dice el presidente, es una empresa privada (Mi colegio)... y porque como diría el vicepresidente él lo vale.

Qué decir a las preguntas de más de 30 colegiados o al ruego generalizado de dimisión; nada, inasequibles al desaliento, impasibles; balones fuera, cambios de tercio, provocaciones, y finalmente el presidente toma la "palabra" y nos despacha con una frase que aun no hemos podido descifrar... se levantan y se van.

Quedan pendientes muchas cuestiones alrededor de la auditoría, alrededor de la memoria anual que la señora secretaria debería realizar y publicar según ley vigente en la web colegial, alrededor de los cambios de partidas o sus nombres en los presupuestos, alrededor de la actividad representativa de presidente y vicepresidente en torno a temas tan importantes como la enfermería escolar y la obligación de los profesores de administrar medicación, alrededor del desarrollo de las especialidades en Asturias, sobre el papel de la enfermería en el sistema de salud de Asturias, sobre la alfabetización digital y la modernización de la institución, sobre la prescripción enfermera y la NO presencia de nuestro presidente en la reunión de Máximo y Aznar con el consejero de salud, preguntas sobre el nuevo proyecto de estatutos del CGE calificados por algunos como estatutos mordaza, la reunión de Aranjuez y tantas otras cuestiones que no fueron contadas, ni contestadas...


Y es que esta asamblea que la junta de gobierno califica de presupuestos, como si fuera una cosa menor, es la asamblea general; el presupuesto es una herramienta que la junta de gobierno utilizará para llevar a cabo las acciones que la asamblea le encomiende, y esta asamblea ha dicho que no acepta la gestión, que no acepta la inacción, y no quiere apoyar nada de lo que esta junta de gobierno proyecta.

Al acabar la asamblea pese a lograr el objetivo, queda una sensación frustrante, de un enorme grado de impunidad, pero a la vez una inconmesurable energía para seguir trabajando en pro de liberar nuestro colegio de este yugo, que como hemos visto en las declaraciones a la prensa , han tomado nuestra institución como si de su propiedad privada se tratase.

La junta de gobierno no tiene ningún respaldo, no tienen presupuesto, no tienen ningún liderazgo, y ha demostrado que no hace nada más que parapetarse tras una auditoría, que no trabaja por la profesión y menos aun por la sociedad, que están vencidos, desganados, decrépitos, sin ningún tipo de ilusión, y es por eso (Sin entrar en otras componendas legales), por lo que habiendo perdido la confianza de los colegiados si algún día la tuvieron, decimos que su legitimidad está en entredicho, y pedimos enérgicamente:



¡Dimisión y elecciones YA!