lunes, 17 de julio de 2017

Los cursos del CODEPA: Ellos siempre ganan.

NOTA
La entrada de hoy no ha sido creada por los miembros habituales de este blog. Hoy nos complace mostraros la excelente colaboración de uno de nuestros compañeros, Aitor Solis, enfermero, socio de AEA y amigo. 
Su continua ayuda, su labor de investigación y sus habituales e increíbles aportaciones hacen de él un colaborador  imprescindible para nosotros.
Disfrutad.
Gracias Aitor.

LOS CURSOS DEL CODEPA: ELLOS SIEMPRE GANAN
Probablemente no lo sepas, pero según el artículo 60 del código deontológico de la enfermería será responsabilidad de la Enfermera/o actualizar constantemente sus conocimientos personales, con el fin de evitar actuaciones que pueden ocasionar la pérdida de salud o de vida de las personas que atiende.  
Podría decirse que en nuestra profesión hay  cursos de cualquier temática, porque el campo de conocimientos es muy amplio.  Ya desde muy temprano, se encargan de recordarnos  que hay que ponerse al día con cursos  en el último año de la carrera. Posteriormente, vivimos inmersos en que  hay que hacer cursos  para puntuar en las bolsas de empleo, las oposiciones o concursos de traslados.  
En esta escalada creciente, cada vez se dan más los casos en los que poco importa la temática o la calidad, lo importante  a fin de cuentas es el diploma que lo justifica. Una formación que, aunque cada vez existe más oferta de carácter gratuito, en gran parte es pagada con el dinero de la pobre enfermera, ya sea directamente a la institución que los imparte, o a través de las cuotas del sindicato o Colegio de turno.  Los cursos de formación son un negocio que moviliza una gran cantidad de dinero.
Resultado de imagen de negocio
Una formación que las 7131 enfermeras colegiadas en Asturias  pueden recibir (¿acaso reciben algo más que no sean escándalos?) de su colegio profesional.  Cada mes de diciembre, con el ejemplar de  la investigada revista Impulso nos llega un folleto con los cursos de formación para el año siguiente. Seguramente con suerte lo habrás abierto y tirado a la basura. Como ejemplo, aquí están los panfletos del año 2014, del año 2015 del pasado año 2016  o del actual 2017.  En boca del propio CODEPA todo un éxito del programa de formación continuada. Recordadlo porque luego volveremos a ellos. Como podemos comprobar, la totalidad de los cursos son dirigidos por una persona de conocido nombre y apellido o por la Escuela de Ciencias de la Salud.
¿Y qué es la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud (EICS)? Según ellos mismos, es el centro de formación de referencia para los profesionales de enfermería y otras profesiones sanitarias. Resumiendo tanta palabrería, es una de las dos secciones que tiene la Fundación Iberoamericana de Ciencias Sociales y la Salud (FICSALUD) que a su vez es una de las varias empresas vinculadas con el Consejo General de Enfermería. Su denominación anterior y aún vigente en la web era Fundación Salud y Sociedad (FSS). La otra sección es Enfermeras para el Mundo, la ONG del Consejo.
Al frente de esta empresa, y como no podía ser de otra manera, está el tridente que gobierna desde tiempos inmemoriales la enfermería española: Máximo González Jurado, Pilar Fernández y Florentino Pérez Raya.  A su vez; presidente, vicepresidenta primera y vicepresidente segundo del Consejo General. Ellos se lo guisan, ellos se lo comen. Para que cortarse.
Resultado de imagen de mr burns
La actividad de la EICS se centra en cursos de formación continuada y postgrados universitarios. Según su web, la oferta formativa de la Escuela incluye actividades en modalidad presencial, modalidad a distancia, modalidad mixta “blended-learning” y modalidad virtual, poniendo a disposición del alumnado una plataforma virtual como apoyo educativo. Leyendo esto,  uno podría hacerse la siguiente pregunta: ¿al tratarse de cursos de formación del CGE serán gratuitos, verdad? Pues  no, hay que pasar por caja.  Casualmente, o no tanto, el CGE ya pretendió con aquel engendro llamado Proyecto Gradua2 que las enfermeras pasaran previamente por caja y tras hacer un cursillito de experto en prescripción enfermera se nos proporcionara un certificado de acreditación de la competencia profesional. Aquí podemos ver una explicación con más detalle. Por suerte, el proyecto Gradua2 fracasó, puesto que el gobierno equiparó todos los títulos a las nuevas titulaciones, entre ellas también la diplomatura en enfermería. Sin embargo, y logrando la cuadratura del círculo, el CGE se anotó el tanto como propio. Ya recientemente, todavía no nos hemos recuperado de la defecación que ha sido el Real Decreto 954/2015 de Prescripción enfermera que no la aguanta ni el mejor pañal de supernoche. En fin, no hace falta pensar mucho para descubrir qué interés tiene el CGE en que tengamos que tener un certificado de acreditación. A mí sólo se me ocurre el económico. Pero vamos al grano.
Navegando por su web y escondido en un apartado recóndito encontramos las últimas memorias anuales de FSS. Después de un extenso repaso a la actividad de Enfermeras para el mundo nos encontramos con la de EICS. Allí podemos ver una relación de los cursos que ha realizado la Escuela de Ciencias de la salud en los colegios provinciales.
Ahora es cuando toca volver al segundo párrafo.  En su retórica habitual, el CODEPA nos tiene acostumbrados a vendernos con grandes titulares las bondades  y la gran respuesta por parte de los colegiados de su programa de formación de cursos. 
 Las gentes que ilegalmente okupan el CODEPA desde la Resolución 7/2016 del CGE ya nos tienen acostumbrados a todo tipo de fechorías, pero nunca pararan de sorprendernos. El éxito en formación continuada que nos quiere vender la ilegal junta de gobierno en su investigada revista no es tal. Podemos ver que el número máximo de alumnos en los cursos es de 45, pero solamente en un curso entre los años 2014 a 2016 se ha llegado a esa cifra. La mayoría de los cursos no la alcanzan ni de lejos. En estos enlaces podemos ver los documentos completos de los cursos del CODEPA y la memoria de FSS:

 Aquí tenemos una demostración en formato imagen del año 2016.








 

La EICS cobra por el número teórico de alumnos de los cursos (45) que como vemos siempre es menor. El beneficio es claro. El pastizal  anual  de los ingresos de la EICS es de impresión.  En otro buen ejemplo de transparencia, tenemos  sus ingresos, pero no disponemos en que se lo gastan. A través de la documentación de la Junta General 2015, sabemos que el CODEPA se gastó 44559 euros en cursos. De los años siguientes no tenemos ni idea, puesto que no ha habido asamblea anual ni presupuestos. A la ilegal junta de gobierno todo esto le da igual, puesto que se gastan el dinero de los colegiados como si fuera su cortijo.
 
 Como veis, esta información hay que andar poco más que buscándola con una lámpara como si fuéramos Diógenes en la Grecia clásica ya que cualquier escrito de petición de información, cualquier correo electrónico, cualquier formulario que se mete en la web NO TIENE RESPUESTA ninguna. Pero no hay que preocuparse, ya que estamos ante los adalides de la transparencia y el buen gobierno corporativo.
 Imagen relacionada
En resumen, más que un rotundo éxito estamos ante una ROTUNDA MENTIRA. Otra más de tantas. Sin embargo, para la ilegal junta de gobierno y en su línea habitual los maestros de la farsa, del engaño  y la manipulación son otros. Con esto, no pretendo poner en entredicho ni a los formadores ni a los alumnos, sino a unos personajes que para nada representan a la enfermería asturiana, que nos quieren vender la luna, que no respetan a nada ni nadie y sólo responden de sus actos ante la lenta justicia.
 Resultado de imagen de sinverguenza
No te dejes engañar.  Acude a tu colegio. Presenta escritos por el registro o la web. Pide información. Acude a las asambleas. Y el día que se acabe esta pesadilla, acude a votar.

#tomatucolegio
#6000enfermeras
#yanomax