martes, 30 de diciembre de 2014

El gato de Chesire...

En la clásica historia para niños de Lewis Carroll, el Gato de Cheshire desaparece lentamente del cielo y deja solamente su pícara sonrisa .
Ante esto, Alicia exclama: "He visto a menudo un gato sin sonrisa, pero no una sonrisa sin gato. ¡Es la cosa más curiosa que he visto en mi vida!"

Ciertamente, ni el mismísimo Lewis Carroll hubiera elaborado un guión tan absurdo como el de los últimos acontecimientos perpetrados por el CODEPA. A saber: Convocatoria digna de los Hermanos Marx, rectificación aún más disparatada, defensa a ultranza de una revista tan cara como innecesaria, pose forzada de defensor de la profesión ante imaginarios gigantes/molinos de viento, descarada autopropaganda de un irrelevante programa formativo altamente valorado por la propia junta sin mencionar qué criterio de valoración se ha seguido... y por último la inefable coletilla de "no hemos subido la cuota a pesar de la crisis".

Ante el empuje de unos profesionales ya centrados en pleno siglo XXI, el CODEPA ha devenido en una institución anquilosada y casposa, incapaz de actualizarse a las nuevas demandas de enfermeros y usuarios, a las nuevas formas de comunicación y de relacionarse. No es que no sean capaces de sintonizar con el 3 o el 2.0, sino que lejos, no han sido capaces de despegarse del enorme 0.0 en el que llevan sumidos desde hace demasiado tiempo.
Claro que uno al ver ese arreón final (el último editorial de Impulso es digno de quien hace tiempo que perdió contacto con la realidad), sólo puede reclinarse y soltar una enorme sonrisa como la del mencionado gato.

La Junta actual del CODEPA se equivoca de enemigo. No es tal o cual enfermero, no es esta o aquella asociación, ni tampoco esos del facebook o los de la denuncia.
Y he aquí la paradoja del gato: ¿Cómo decapitar a alguien que es sólo una cabeza? 
Cuando uno va conduciendo por la carretera y vienen todos los coches en sentido contrario, tal vez sea necesario reflexionar si será acertado seguir...

Tal vez alguno esté deseando que todo lo que está ocurriendo sea sólo un mal sueño.
Que al despertar descubra que todo sigue igual y no está imputado por supuesta apropiación indebida.

 Físicos cuánticos descubren el secreto de la sonrisa del gato de Chesire....

Los 7 mundos de Alicia en el país de las maravillas