domingo, 6 de noviembre de 2016

Más listo que nadie.

Cada cierto tiempo aparecen ocurrencias sobre algo tan latino como el escaqueo y el ser más listo que calixto, en definitiva sobre cómo evitar hacer los pagos que por obligación nos corresponden. En este caso no me refiero al tema de impuestos ni al pasar por encima del torno en el metro, sino al obligatorio abono de las cuotas colegiales.
Es recurrente la idea de dejar de pagar las cuotas colegiales, darse de baja o directamente no darse da alta en el correspondiente colegio profesional. Como si fuera tan fácil y apenas tuviera repercusiones o como si nadie (de entre los popes de la Enfermería) fuera a llevarte al juzgado por cuatro duros.
Resultado de imagen de humor se caga
Desde luego es fácil de comprender que muchos enfermeros perciban que el importe de su cuota colegial (obligatoria) no justifica los servicios que su colegio profesional le brinda, y aún mayor agujero le supone el tercio que de todas las cuotas colegiales se lleva el CGE. 
Desde luego ese 33,3% es muy superior al diezmo que se pagaba en el medievo. Ya que Máximo González Jurado parece ser un ente atemporal, que carece de antecesor y sucesor, tal vez sea esto lo que justifique el dispendio. Si el vocablo diezmar viene de diezmo, qué no ha de venir del tercio que se lleva el CGE...
Resultado de imagen
La trampa está en usar de guía el refranero popular como si nos diera patente de corso: "Quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón". Pues va a ser que no, sobre todo si uno carece del potente (y es de suponer que enormemente costoso) equipo de abogados que maneja el CGE.
Así hemos leído la bofetada judicial que se han llevado los enfermeros de Pontevedra, con Carlos Fernández al frente (que ya en 2002 fue reelegido por "candidatura única, y es de suponer que desde entonces haya ocurrido esa clásica jugada). La reelección por candidatura única...
Aquí la noticia 
Así, de sopetón los enfermeros tendrán que abonar 3 millones de euros al CGE y además casi 1 millón de euros entre intereses y costas judiciales. Menudo pufo que les ha dejado la Junta de Gobierno.
KEEP CALM AND PAGAME EL PUFO

La gran pregunta que surge es ¿Cuándo decidieron los colegiados pontevedreses dejar de abonar el tercio de las cuotas colegiales que le corresponde al CGE? Porque es de suponer que un asunto de este calado (a la cuantía me remito) se habrá decidido en una Asamblea General y se habrá informado debidamente a los colegiados del riesgo asumido. También es de suponer que si el COEPO dejaba de pagar el importe del tercio de esos ingresos es porque la cuota de los enfermeros se reducía en esa misma cantidad. Lo contrario podría suponer el quedarse con dinero ajeno, y eso es cosa fea, sobre todo si la calidad de servicios del COEPO no aumentó de acorde a esa nueva economía...
Mucho tendrán que explicar. Eso, si algún enfermero acude a la Asamblea, aunque es de suponer que más de uno le pida las correspondientes actas de acuerdos, memorias económicas, rendición de cuentas, etc. Otra cosa es que reciba respuesta... aquí hemos tenido que acudir a varios juzgados y aún seguimos apretando. Les deseo buena suerte, porque no cabe duda de que el dinero lo van a tener que pagar (y lo que les queda, porque tienen otra demanda pendiente por impagos de otros tantos años...), de igual modo que han pagado los abogados de su propio colegio y los de la otra parte. Es raro que nadie asuma sus responsabilidades, será que son unos irresponsables...
Resultado de imagen
Hablando de pedir explicaciones, lo lógico sería que ya que el COEPO ha de pagar de forma obligatoria un tercio de todas sus cuotas al CGE, ahora acuda a Madrid a sus reuniones y asambleas o plenos y allí les pida la correspondiente rendición de cuentas. A ver en qué se gasta el CGE todo ese dinero, y ya puestos el de todos los colegios. Yo a día de hoy lo ignoro, y mira que lo he intentado averiguar. Bueno, lo que sí conozco es que se gasta un buen dinero en costosas demandas a diestro y siniestro y a registrar marcas como si no hubiera mañana.
Aquí un ejemplo
Aquí otro