martes, 18 de febrero de 2014

#otraenfermeriaesposible

En las últimas semanas, estamos viviendo un resurgir de un movimiento activo de la enfermería por recuperar lo que es suyo. Quizás sea algo pasajero, una agitación más como otras anteriores, que se quede en nada si luego el grueso de la tropa prefiere "no meterse".

#primaveraenfermera, #otraenfermeriaesposible, #vigiliaporenfermeria son algunos de los hashtags que se están utilizando para etiquetar estos movimientos pequeñitos y dispersos que empezamos a existir en toda la península.

Artículos como el de Carlos Nuñez para "Soy Enfermera", inciden en este tema, y en la necesidad de que las propias enfermeras queramos dirigir nuestra profesión, y lo que también es importante identifiquemos a los líderes con capacidad para llevar a cabo este peregrinaje hacia nuestro ansiado grial.

No vale ya lamentarse, lamerse las heridas, es necesario tomar las riendas, redirigir la profesión y buscar algunos puntos desde los que impulsarse. Es necesario también pasar al positivo. En general tod@s estamos hartos de como está la situación (Más ahora con escándalos de corrupción), lo recoge de una forma excelente Rosa M. Nieto en su post #noquiero . Pero también es necesario que como dice Salva en Cuadernillo d@ Enferme(í)r@ pongamos las cartas boca arriba y expresemos claramente lo que queremos hacer con nuestra profesión, en especial en los temas más escabrosos que se presentan en el futuro cercano.

Definamos lo que queremos para nuestra profesión, vayamos construyéndolo entre todos, pero tenemos que mojarnos, tenemos que querer y tenemos que exigir ser escuchados. Aquí en lo nuestro, no puede volver a pasar que 20 decidan por 6000, y sigamos llorando.