domingo, 22 de marzo de 2015

#apoya9enfermeras y el SECRETO.


El pasado 18 de marzo, AME (Asociación madrileña de Enfermería) publicaba una entrada en su blog alertando de la intención del CODEM (Colegio de Enfermería de Madrid) de expedientar a nueve enfermeras por hacer valer sus derechos como colegiadas o simplemente como ciudadanas.

Ya el día anterior, Chema Antequera, en twitter nos había puesto en alerta de la campaña que después se denominaría  #apoya9enfermeras y que tuvo lugar el mismo día 18. El mismo Chema en su blog, nos ofrecía más detalles de la situación.

Más allá del alcance de la campaña, y de nuestro apoyo a estas 9 compañeras, no cabe duda de que la situación en el CODEM, como en la mayoría de los colegios de Enfermería en España, es cuanto menos sospechosa, y curiosamente la respuesta que tienen las enfermeras que están alzando la voz para hacer valer sus derechos y los de los ciudadanos, es bastante similar en unos y otros.

No me voy a parar a analizar el funcionamiento de cada colegio provincial de España, unos funcionan mejor y otros peor, pero en casi todos ellos hay una serie de actitudes que se repiten, y una serie de situaciones muy, muy similares, y que cuanto menos llaman la atención. Tampoco voy a entrar ahora en analizar como funciona la organización colegial nacional.

Una de las cuestiones clave de ese funcionamiento común al que me refiero, es la falta de transparencia. Es una falta de trasparencia, que quizás en inicio podría parecer descuido o dejadez, pero que una vez que hay solicitud por parte de los colegiados de información, se convierte en una especie de defensa a ultranza del "SECRETO".

En ese momento, en el que uno o varios colegiados requieren una explicación detallada de acciones, de gastos, de decisiones tomadas por la junta de gobierno, la respuesta si es que la hay, (En el caso del CODEPA no suele existir), suele ser desde airada a enérgica, y por lo general amenazante, como si los profesionales obligados a mantener con sus cuotas las acciones de la junta de gobierno de turno, hubieran osado a romper un supuesto código... como si se quisiera descubrir el "SECRETO".

Y es que cuando falta la transparencia, cuando el legítimo dueño de una organización no puede acceder a los detalles de la gestión, cuando curiosamente las élites de las organizaciones no se renuevan, y se hace lo posible para que se perpetúen, cuando no se fomenta la participación,... la sospecha surge y todo queda en entredicho.

Y de nada vale amenazar, de nada vale gastar miles de euros en mancillar la imagen de los colegiados que piden explicaciones, de nada vale aludir a la imagen de la profesión. La transparencia es la única herramienta que permite borrar la sospecha.

Estos días a través de twitter recibí un mensaje de un amigo:


La contestación es sencilla, no existe ninguna diferencia, en este sentido cada una de las enfermeras o enfermeros que llevamos tiempo reclamando transparencia en los colegios de Enfermería (Zaragoza, Madrid, Asturias,...) somos iguales, y sin duda estas compañeras merecen el apoyo de todos y cada uno de los profesionales que sostienen su colegio, merecen todo el apoyo de organizaciones profesionales, asociaciones, agrupaciones de enfermeras, ciudadanos... de todos.

Ya no es momento de ponerse de lado, ya no vale ver el colegio como un molesto gasto del que solo aspiramos a liberarnos cuando no sea obligatorio. En una sociedad como la nuestra es necesario el compromiso de cada uno, por eso el ejemplo de estas compañeras merece una respuesta contundente de todos profesionales y organizaciones si es que queremos instituciones más transparentes y democráticas, por tanto más libres. Huir, escondernos, o dejarlo pasar no mejorará la profesión.

Ahora, solo queda saber dónde te sitúas tú, la sociedad a la que perteneces, ¿quieres mantener el "SECRETO", callar y dejar que todo siga igual?, o ¿estás dispuesto a tomar las riendas del futuro de tu profesión?