domingo, 12 de febrero de 2017

2016, el año que nunca existió

Ya hemos comenzado una nueva vuelta alrededor del Sol, pero aunque nos hayamos movido cientos de miles de kilómetros a lo largo del vasto espacio, la Enfermería en Asturias sigue, lamentablemente, en el mismo lugar; por desgracia hemos perdido otro año.
Concretamente 366 días. Sí, 2016 tuvo ese día extra, que también hemos desperdiciado. Así, el CODEPA, y por ende toda la Enfermería asturiana, han acaparado a lo largo y ancho del curso pasado noticias en la prensa regional (incluso nacional) de auténtico esperpento y vergüenza propia y ajena. Mucho ruido mediático, pero ningún avance en la profesión ni en la sociedad. más bien, todo lo contrario...
Como en aquella película "El viaje a ninguna parte", aquí las cosas se han ido moviendo para seguir exactamente en el mismo sitio (el mismo desde hace varias décadas ya). Podemos hablar de Losismo o de Losa&AlfonsoRomanismo o simplemente de caradurismo recalcitrante y atemporal.
Ningún bien hace a la Enfermería una autoproclamada y recusada Junta de Gobierno (hace tiempo que se autodenominan "Junta Ejecutiva"), que parece estar dentro de la misma caja que el gallego gato de Schrödinger. Es obvio el interés particular que los dirigentes del CODEPA tienen para aferrarse con tanto afán (como desprecio a las normas) a sus cargos. Sin embargo el objeto de esta entrada es mostrar el daño que esta situación supone para la profesión en particular, y para la sociedad asturiana en general.
Ya no hablaremos aquí de la cantidad de normas y derechos que les son usurpados y pisoteados a los colegiados asturianos, y a los ciudadanos en general. Tampoco del evidente oscurantismo en la gestión (no solo económica) de la entidad, ni de sus repercusiones, ni siquiera de las judiciales.


Hemos visto como en otras regiones, con unos Colegios de Enfermería serios y con ganas de trabajar por el desarrollo profesional, se han logrado avances que aquí ni siquiera se han planteado con un mínimo de rigor.
Así, por ejemplo, en Murcia han implantado la Enfermera Escolar aquí la noticia . Y esto no ha venido caído del cielo, sino que ha sido "gracias al esfuerzo de asociaciones de padres, de pacientes, de la Sociedad Científica Española de Enfermería Escolar y del Colegio de Enfermería de la Región de Murcia, entre otros". Parece evidente que entre todos esos favorecedores del desarrollo de la profesión no está el Consejo General de Enfermería que, muy al contrario, se ha dedicado a denostar la labor de Amelia Corominas y su equipo en el Colegio de Enfermería de Murcia. Aquí avisamos de las diferencias entre Murcia y Asturias .

Lo de Navarra... es, directamente, para suplicar que nos adopten en su Colegio de Enfermería o largarse pitando a trabajar allí para poder darse de alta.
Lea esto y procure no morir de envidia
"En el apartado de servicios a colegiados, se mantienen los importes destinados a las becas para presentar comunicaciones en congresos (20.000 €) y las becas de doctorado (10.000), mientras se ha previsto un incremento para las Jornadas que viene celebrando el Colegio, dada la buena acogida e interés que despiertan entre los colegiados/as, así como su contribución al desarrollo de la profesión enfermera. Cabe recordar que en 2016 el Colegio organizó una Jornada de Investigación (marzo), la Jornada anual que este año abordó los "Nuevos perfiles de la Enfermería" (abril) y la Jornada sobre el acceso a la historia clínica (noviembre)."
No solo gastan mejor el dinero de los enfermeros navarros, sino que además les sobra para comprar una sede en Tudela. Aquí son tan casposos que cierran las dos que había fuera de Oviedo, y no solo nos lo venden como un gran avance y ahorro (que no presupuestan ni justifican) sino que, además, nos pretenden echar la culpa a nosotros. Será que ya no hay pan para tanto chorizo.
En Asturias, la realidad es que los pocos avances que ha habido, han sido a pesar del CODEPA.
Por ejemplo el Programa Paciente activo Asturias (PACAS), de la Consejería de Sanidad, ganador del Premio Enfermería en Desarrollo 2016. Aquí la noticia. No creo que nadie de la consejería haya tenido visitas ni reuniones con nadie del Colegio de Enfermería. Eso espero, porque la imagen de ver juntos en una misma sala al consejero y al presunto delincuente Emilio Losa se parece más a un Sketch de José Mota que a algo digno ser mentado o fotografiado.
Lo de subvencionar con 300 euros, o con el 100% de la inscripción el Maxi-congreso del CIE, suena a broma de mal gusto. Hace unas pocas semanas, por ejemplo, se celebró el congreso de Investen, el más importante para la Enfermería real (no la de salón, corbata y puro en la sobremesa), y la subvención del CODEPA  a este evento fue de 0 euros. Igualmente, subvenciones sin haber sido presupuestadas, ni presentadas, ni aprobadas en Junta General. Dinero de todos al servicio de unos pocos; sello de presentación de la "buena gestión".
Lo bueno es que nos vamos a ahorrar tener que pedir el acta de la Junta General 2016 porque, en una nueva violación de sus obligaciones y nuestros derechos como colegiados, no se ha celebrado. Retomando el título de esta entrada, una prueba más de que 2016 no ha existido.



Resultado de imagen

También es reseñable que el SESPA (esa máquina de triturar enfermeras) haya modificado su Pacto de Contrataciones para seguir como estaba la cosa, con los evitables líos entre especialistas y ¿generalistas? en las bolsas de trabajo, con el absurdamente retroactivo cambio de horas por créditos de formación, y con el rigor de costumbre. Al menos, de todo este asunto la Enfermería ha sacado alguna loable iniciativa como la de esos sufridos enfermeros eventuales que hartos de la indiferencia de los protagonistas de todo este laberinto se han agrupado para dar mucho que hablar (y pensar). ASEVINSE, aquí su blog


A nivel nacional el panorama es igualmente desolador...
  • La mesa (coja) de la profesión enfermera sigue de gira folclórica con el inefable asunto de la prescripción, amenazando con imaginarias huelgas mientras otros colectivos afilan sus garras para ocupar el puesto de la Enfermería. 
  • El CGE se dedica en cuerpo y alma al congreso del CIE en el que ejercen de anfitriones, sin reparar en gastos ni subvenciones. Todo sea por la causa.
  • La mayoría de colegios de enfermería celebran Juntas Generales a las que no asiste ni el 1% de las enfermeras, y a las que todo esto les suena a realidad paralela.
  • La Enfermería Docente y Universitaria están absolutamente desconectadas de la realidad profesional y de otros intereses que no sean los suyos propios.
  • De investigación en Enfermería mejor no hablamos...
  • En asuntos de democracia y libertad de expresión hemos retrocedido al medievo (o paleolítico si se prefiere). Ahora las enfermeras ya no podemos decir lo que pensamos sin antes asegurarnos de que no ofende a ningún directivo de los colegios de enfermería. Ahora hay justicia y orden al margen de la Justicia que todo Estado de Derecho ofrece. Ahora hay, sólo para enfermeras, la justicia y orden particular de la organización colegial (la del CGE para todas y la de cada colegio para cada una). El CGE pide expedientar a una enfermera por comentarios ajenos a su profesiónYa en el Colegio de Valencia lo inventó mucho antes.

Y pensar que haya gente que aún sostenga que hacen falta enfermeras... ¿Para qué?.

La respuesta es muy sencilla. Detrás de las supuestas necesidades de la sociedad, de los sistemas sanitarios y de los pacientes, existe en España una realidad a la que se incorporan todas la Enfermeras cuando terminan la carrera. Una realidad que que pierde en los anales del tiempo y que dura toda la vida profesional.
Una realidad en la que muchos profesionales ni siquiera saben que están metidos, pero a la que colaboran y sostienen diariamente.
En esa realidad, 2016 si que existió, y sirvió como todos los años, para hacer caja.