miércoles, 27 de abril de 2016

Desprecio a las urnas, aprecio al sillón.

En un vertiginoso descenso hacia la inmundicia, han ido apareciendo noticias, desde lo más oscuro y casposo del armario del CODEPA, de un presunto pucherazo en la Junta de Gobierno de nuestra institución (de obligatoria adscripción). Así de repente, nos enteramos de que la Junta de Gobierno ha decidido perpetuarse otros cinco gloriosos años.

Nos ha tocado la lotería, estamos salvados, en las mejores manos, y además sin tener que sufrir los inconvenientes de unas elecciones, algo que los colegiados desconocemos por completo pues nunca las hemos padecido. ¡Gracias por iluminar nuestro camino con el sudor de semejante esfuerzo!
Este tipo de gente resulta admirable. Les da igual que la mayoría de colegiados les rechacen los presupuestos desde hace varios años seguidos, que no les aprueben las cuentas desde hace cinco años o que miles y miles de enfermeras soliciten (y aún sigue aumentando) por escrito su dimisión. Ellos siguen ahí aferrados al sillón. Tienen tanto coraje que parece que los dirige el cholo Simeone...



En este atropellado (y suicida) intento de huida hacia adelante, más que de la Junta del CODEPA, de quien debemos hablar es de su Presidente y su Secretaria, pues son ellos quienes tendrán que explicar en el juzgado todas las argucias y desmanes que han ido perpetrando para no tener que pasar por las urnas. "Papelitos, papelitos", eso les pedirá la Justicia ante la avalancha de denuncias y demandas que seguramente les caerá encima. Porque una cosa es afirmar la veracidad de unos hechos (aunque sean inventados) y otra poder demostrarlos... y claro, las responsabilidades no se pueden obviar y las condenas tampoco. Lo mismo algunos tendrán que preparar el traje de rayas...

No podemos olvidar en este sainete a personajes tan relevantes como  el "delfín", el inefable Alfonso Román, "experto en todo" como él mismo se autoproclama. Digo esto porque en la última Asamblea General del CODEPA, fue quien llevó la voz cantante en vista del lamentable estado de salud bio-psico-social que mostró el Presidente durante tan infausto acto. Porque no sé que será peor si un Presidente que se mantenga a toda costa en el sillón o uno que muestre signos de Demencia senil del tipo... "No lo recuerdo" . No me quiero imaginar cómo ha de representar a la Enfermería asturiana semejante plantel...

Así todo, no es de extrañar que D. Alfonso "el chanante", él mismo en primera persona, asegurase recientemente a los colegiados y a la prensa (además de inmortalizar esas declaraciones ante las múltiples cámaras de televisión que grabaron el evento) que las elecciones a la Junta de Gobierno del CODEPA aún no tocaban y que ya se harían cuando fuera el momento. Cosas del siglo XXI, todo queda registrado... pulse



Total, que si nadie lo remedia "la nave del misterio" seguirá capitaneada por el imputado (o investigado) D. Emilio y su tropa. 


El elenco es de aúpa: a los habituales Emilio y Alfonso, tenemos que añadir  a la Tesorera responsable de momentos tan surrealistas como los protagonizados en cualquier Asamblea General. Ya es todo un clásico en navidad, como en su día lo fue ver a Martes y Trece. 


Y mucho me temo que también tendremos que aguantar al auditor, que como en el chiste de Gila y el forense, lo será por tener un audi, no por otros motivos porque auditar lo que se dice auditar... más bien nada de nada. Si al menos no cobrara un dineral por ello... pero bueno, sea por la causa.

Respecto de la Secretaría, poco podemos decir pues resulta ser el puesto más volátil de la Junta de Gobierno. Muy posiblemente ni esté ni se la espere en semejante lodazal, pero siempre hay un roto para un descosido y seguro que algún ingenuo aparece para ocupar ese cargo... y asumir las responsabilidades que legalmente suponen un puesto de esa condición. 


Sobre el resto de miembros, poco hay que añadir. Algunos me temo que no reúnan ni los requisitos para poder formar parte de la Junta de Gobierno, y otros incluso ignoran formar parte de la misma. Pero seguramente esto sea lo de menos, pues como ya indicamos al inicio de la entrada, que no cunda el pánico: estamos en las mejores manos, hay piloto para rato. Estos son los mimbres, así que podemos imaginar el cesto...
Próxima parada: Villabona-Tabladiello  chuuuu-chuuuuu